Historia de los Judíos en España
Los judíos constituyeron en la España medieval una de las comunidades más prósperas de su historia, tanto bajo el dominio musulmán como, posteriormente, en los reinos cristianos, antes de que en 1492 fuesen expulsados por los Reyes Católicos. En la actualidad sólo unos pocos miles de judíos viven en España, pero los descendientes de los judíos españoles, los sefardíes, constituyen aproximadamente un quinto de la población judía mundial.

!

Aspectos de la vida cotidiana de los judíos en la España medieval - Enrique Cantera Montenegro

Desde hace algún tiempo, los estudios sobre minorías étnico-religiosas en el Occidente medieval manifiestan un interés cada vez mayor por profundizar en el conocimiento de las distintas cuestiones relativas a la vida cotidiana. No en vano, el estudio de la vida privada de estos grupos contribuye decididamente a la mejor comprensión de sus comportamientos económico-sociales y de sus actitudes mentales, por lo que resulta de fundamental importancia para valorar de forma adecuada el papel que desempeñaron en la sociedad de la que formaban parte.

Bataliús - Fernando Díaz Esteban

El Reino Taifa de Badajoz, Estudios En la primavera de 1995 se celebró el Congreso Hispano-Luso sobre el Reino Taifa de Badajoz. Participaron especialistas de las Universidades de Alicante, Évora, Extremadura, Madrid, Lisboa, Las Palmas de Gran Canaria y Sevilla, y de las Reales Academias de Extremadura y de Toledo.

Bataliús II - Fernando Díaz Esteban

Nuevos estudios sobre el Reino Taifa En 1995 se celebró un Congreso sobre el Reino Taifa de Badajoz, cuyos resultados quedaron plasmados en el libro Bataliús. El reino taifa áe Badajoz. Estudios (Madrid, Letrúmero, 1996). Alentados por la buena cosecha de estudios lograda en el congreso de 1995, quisimos repetir con un segundo congreso en 1997. Inicialmente, la idea fue recogida y apoyada por las instituciones extremeñas más representativas, desde la Asamblea de Extremadura a las Diputaciones. Cuando contando ya con una participación de estudiosos muy halagüeña se quiso conectar las ayudas, la decepción cue absoluta. A juzgar por las cartas que se recibieron de sus representantes, a las Cajas de Ahorros de Badajoz y Extremadura no les interesaba; la Asamblea declaró que era un temaa que no le concernía; la Consejería de Cultura y Patrimonio de la junta de Extramadura se excusó con la falta de condos; otros ni contestaron. Tan sólo el Rectorado de la Universidad de Extremadura y la Diputación Provincial de Badajoz ofrecieron apoyo económico, aunque en cantidades que ni aun con la absoluta austeridad con que se celebró el congreso anterior, el proyectado podía tener lugar. Hubo, pues, que suspender el congreso.

Cal de Aragón, El - Adela Rubio y Santiago Blasco

Los Judíos aragoneses en SalónicaEn el s. XV, la judería de Zaragoza, que siempre fue la rnás numerosa de Aragón, contaba con cuatro sinagogas, distribuídas en el espacio comprendido hoy entre las calles del Coso, de don Jaime y Mayor. Como en el caso de la mayor parte de las otrora ricas y populosas aljamas aragonesas, sus orígenes posiblemente se remontaran a la don,inación romana.

Cristianos, musulmanes y judíos en la España medieval - Julio Valdeón Baruque

Cristianos, musulmanes y judíos, como es bien sabido, convivieron en las tierras hispanas durante los siglos medievales. Es indudable que hubo enfrentamientos entre ellos, sobre todo entre los cristianos y los musulmanes, protagonistas de la denominada Reconquista. Pero también hubo un trasvase de influencias, sin duda muy enriquecedor, entre las gentes de las tres religiones citadas. En un principio, los cristianos y los judíos fueron bien vistos en al-Andalus, si bien ese panorama cambió en el siglo XI, con la llegada de los almorávides al solar hispano. Por lo que se refiere a la España cristiana inicialmente no hubo problemas para admitir en su seno a los musulmanes, o mudéjares y a los hebreos. Ahora bien, en el siglo XIV se produjo una ruptura de esa coexistencia, la cual terminó desembocando, un siglo después, en el definitivo rechazo tanto de los judíos como de los musulmanes. El objeto de este libro es analizar la interesante comunicación que se desarrolló, en el transcurso de la Edad Media, entre cristianos, musulmanes y judíos, de la cual han quedado importantes huellas. Pero al mismo tiempo se estudia cómo se pasó de una inicial aceptación al rechazo definitivo de los no cristianos.

De historia judía hispánica -- David Romero

Presentación El reparto del subsidio de 1282 entre las aljamas catalanas Análisis de los repertorios documentales de Jacobs y Régné Los hermanos Abenmenassé al servicio de Pedro el Grande de Aragón Legado de un judío al rey Pedro el Grande Restos judíos en Lérida

Del Candelabro a la Encina - Jornadas extremeñas de estudios judaicos

Dicen los que de estas cosas saben que los judíos no tienen mazal (que así es como se denomina en hebreo al tener estrella, en el sentido de tener destino o suerte), puesto que para el judío sólo deben contar los vínculos que le unen a esa Torá que, siendo perenne, no puede verse afectada por lo contingente. Pero pese a ello, pese a esa privilegiada trabazón con aquello que no conoce ni puede conocer cambio, nada en el pensamiento judío es estático o yerto. Todo él es proceso histórico. Y ya el sagrado tetragrama expresa, evocando al unísono todas las posibilidades de existencia, este esencial dinamismo. Es paradoja pura, perennidad en devenir.

Documents hebraics de la Catalunya medieval

Ebro: Puente de Europa, El - Joaquín Lomba Fuentes

Pensamiento Musulmán y Judío

España en su historia.- Américo Castro

Cuando el gran historiador Claudio Sánchez Albornoz escribió su monumental obra España, un enigma histórico (1957) lo hizo cómo réplica a este libro de don Américo e inició, así, una de las polémicas más vivas y fecundas de la cultura española del siglo XX: la que oponía la visión de España de Sánchez Albornoz, más castellanista y que hacía mayor hincapié en el elemento constitutivo germánico, a la de Castro, que consideraba los elementos judío y musulmán como decisivos en la conformación de la mentalidad española.